Make your own free website on Tripod.com

Salomé Ureña de Henríquez

Análisis de la Obra

Pagina Principal
Biografía
Vínculos
Galería de Imágenes
Análisis de la Obra
Obras

ANGUSTIAS

 

Torna a morir el sol. Así pasando
van de tu ausencia los terribles días,
en mi semblante pálido marcando
la huella de profundas agonías.

Torna a morir el sol. El hogar mío
de arpegios infantiles está lleno;
pero rueda del párpado sombrío
una rebelde lágrima a mi seno.

¡Podré, cuando regreses a mi lado,
rico de porvenir, rico de ciencia,
presentarte el tesoro inmaculado
de este grupo de amor y de inocencia?

¡Yo no lo sé! Cuando la muerte lanza
su aliento destructor sobre este suelo,
desfallece en mi pecho la esperanza
y me finge el terror mi hogar en duelo

Yo no he visto en los círculos de Dante
más terrible ansiedad, más cruel angustia;
se rinde el corazón agonizante,
y el alma siento desolada y mustia.

¡Y tú sufres también! También los brazos
extiendes a tu hogar con el deseo,
y luchas del deber entre los lazos,
cual otro encadenado Prometeo.

¿Por qué dejé que tan prolija ausencia
así emprendieras en momento aciago,
si me siento morir sin tu presencia,
si en todo miro aterrador amago?

¿Si miramos los dos, lentas y frías,
entre duda y afán pasar las horas,
sin que calmen futuras alegrías
las nubes del pesar abrumadoras?

Imposible vivir así, llevando
la angustia en el espíritu, la muerte;
imposible vivir agonizando,
sin luz el mundo y la existencia inerte.

¡Acaba, llega! ¡Que el hogar sin calma
es de mis penas intimas remedo;
que tiemblo por los hijos de mi alma;
que la vida sin ti me causa miedo!

 

Tema: La nostalgia. El sentimiento de angustia por la ausencia de un ser querido.

 

Argumento: Salome Ureña nos cuenta la angustia que siente por la ausencia de su esposo, esa huella dolorosa que aumenta con el tiempo. A pesar de que sus hijos le alegran el día en sus adentros permanece el sentimiento de angustia. Cuando mira hacia el futuro ve a su esposo llegar colmado de conocimientos adquiridos en el exterior y se vislumbra entregándole todo su ser, su amor y la inocencia de sus hijos. Los sentimientos de ansiedad y de angustia invaden su alma, ella sabe que también el la extraña al igual que a su hogar, sin embardo las razones que lo motivaron al salir al exterior se anteponen. Entre el afán y la espera a medida que pasa el tiempo, crece la agonía y se tornan grises los futuros momentos de alegría. Existe en su interior una negación a permanecer en este estado de agonía. La desesperación y el desconsuelo se apoderan de sus días llenos de incertidumbre.   

 

Comentario: El poema Angustias es un poema verosímil ya que esta dedicado a su esposo el cual se ausento por razones de trabajo a Europa quedando Salomé en el país con su familia deseosa de poder estar junto a su esposo. Este poema expresa los mas puros sentimientos de angustia y desolación que todos hemos vivido cuando se ausenta en nuestras vidas y en nuestro ser una persona muy importante. En esta obra cargada de sentimiento, Salome Ureña se inclina más por el tema del apego a la familia.

SUEÑOS

En horas gratas, cuando serena
reposa el alma libre de afán,
y el aura amena
pasa, de agrestes rumores llena,
y es todo calma, todo solaz;

cuando la Patria suspende el ruido
de las contiendas aterrador,
y confundido
quedar parece bajo el olvido
cuanto es angustias al corazón,

castas visiones vienen ligeras,
y en bullicioso giro fugaz,
cual mensajeras
de paz y dicha, nuevas esferas
al pensamiento mostrando van;

nuevas esferas donde la mente
vislumbra absorta mares de luz,
donde se siente
que extraños sones lleva el ambiente
sobre las nubes del cielo azul.

Enajenada la fantasía,
de esas visiones corriendo en pos,
mira a porfía
pueblos y pueblos buscar la vía
de esas regiones de eterno albor.

Rasga el destino su denso velo,
y a sus fulgores el porvenir
muestra a mi anhelo
como a esa altura, con libre vuelo,
Quisqueya asciende grande y feliz.

Sueños de gloria que halagadores
el ama sigue llena de fe;
bien que traidores
huyen a voces, y sus fulgores
envuelven sombras de lobreguez.

¡Ay! Es que entonces, Patria bendita,
cubre tus campos ruido fatal,
que a la infinita
región se eleva, y el alma agita
con emociones de hondo pesar.

Mas cuando calla la voz terrible
cuando sereno luce el confín,
y bonancible
pasa la brisa, con apacible
giro de blandos rumores mil,

cándidas vuelven esas visiones
arrobadoras en multitud
y esas regiones
a poblar vuelven extraños sones
y claridades de viva luz.

A esas esferas del pensamiento
quiero llevarte, Patria gentil;
si oyes mi acento,
si verte quieres en alto asiento,
dominadora del porvenir;

¡ah, quede siempre suspenso el ruido
de las contiendas aterrador;
que enternecido
desde su trono de luz ceñido
sueños de gloria te ofrece Dios!

 

Tema: El amor a la patria y el deseo de glorificarla.

 

Argumento: La autora inicia expresando que cuando estamos en calma muchos sentimientos se apoderan de nosotros y van cambiando a lo largo del tiempo a medida que se vislumbran en extrañas intensiones. Luego de una larga lucha se queda en el olvido el empeño para llegar a un resultado. Luego de dejar a un lado las fantasías se discute como alcanzar ese objetivo perseguido por todos. Expresa que el destino no cambia y que el porvenir es un misterio y mientras los traidores se esconden es grato percatarse de que existen creyentes. Culmina enunciando su amor patrio y su deseo de que la misma sea dueña de su porvenir y permanezca por siempre gloriosa.

 

Comentario: Este poema es un fiel ejemplo de una persona que cree en su patria. Aquí nos podemos percatar de que el esfuerzo de algunos para obtener unos resultados (en este caso la libertad) a veces no es valorado de la manera que queremos. Expresa los componentes de una patria ideal e independiente como un anhelo de todos. Predominan una gama de sentimientos gloriosos e  intimistas en los que queda plasmada una parte importante de la historia dominicana. 

MELANCOLÍA

Hay un ser apacible y misterioso
que en mis horas de lánguido reposo
me viene a visitar;.
yo le cuento mis penas interiores,
porque siempre, calmando mis dolores,
mitiga mi penar.

Como el ángel del bien y la constancia,
en los últimos sueños de la infancia
aparecer le vi;
contemplóme un instante con ternura,
y "Oye -dijo-: las horas de ventura
pasaron para ti.

"Yo vengo a despertar tu alma dormida,
porque un genio funesto, de la vida
te aguarda en el umbral;
y benigno jamás, siempre iracundo,
te encontrará, del agitado mundo
en el inmenso erial.

"Yo elevaré tu espíritu doliente;
disiparé las nubes que en tu frente
las penas formarán;
consagra sólo a mí tus horas largas,
y enjugaré tus lágrimas amargas
y calmaré tu afán.

"Seré de tu vivir guarda constante,
y mi pálido tinte a tu semblante
trasmitirá mi amor.
Y te daré una lira en tus pesares,
por que al eco fugaz de tus cantares
se exhale tu dolor.

"Y te daré mi lánguida armonía,
que los himnos que entona de alegría
la ardiente juventud
jamás ensayarás, pobre cantora,
porque siempre la musa inspiradora
seré de tu laúd."

Dijo, y de entonces, cual amiga estrella
alumbra siempre, misteriosa y bella,
mi noche de dolor;
y me arrulla sensible y amorosa,
como arrulla la madre cariñosa
al hijo de su amor.

Y haciendo que en sus alas me remonte
a otro mundo de luz sin horizonte,
de dicha voy en pos;
y entonces de mi lira se desprende
nota sin nombre que la brisa extiende,
y escucha sólo Dios.

Yo te bendigo, fiel Melancolía;
tú los seres que anima la alegría
no vas a adormecer;
porque eres el consuelo de las almas
que del martirio las fecundas palmas
lograron obtener.

Por ti en los aires resonó mi acento,
y para dar un generoso aliento
al pobre corazón,
alguna vez la Patria bendecida
benévola me escucha sonreída
y aplaude mi canción.

No pido más: bien pueden los dolores
destrozar sin piedad las bellas flores
de la ilusión que amé;
que jamás, bajo el peso que me oprime,
mientras un rayo de virtud me anime,
la frente inclinare


Tema: La melancolía como consuelo de su alma.

 

Argumento: Desde su infancia la autora percibe ese ser apacible y misterioso que la invade en sus horas colmadas de alegría siendo su confidente a quien le cuenta sus pesares. Ese ser constante y bueno es la melancolía. Viene a motivar su espíritu, a permitirle que su eco exhale su dolor. Le dará armonía a su vida. Permitirá que la autora a través de los versos, desprenda alegría y las emociones vividas en esos momentos de ardiente juventud. La melancolía es el consuelo de las almas, es la inspiración de la autora para que los demás conozcan sus alegrías y pesares.

 

Comentario: Siempre hay algo o alguien en la vida que nos inspira a desentrañar nuestras ideas y emociones desde lo más profundo de nuestro pensamiento y de nuestro ser, en este caso para Salome Ureña es el  sentimiento de la melancolía. Por alguna u otra razón todos en la vida hemos sentido lo que se denomina melancolía, añoranza o nostalgia por lo que nos identificamos muy bien con este poema.